¿El futuro de los bibliotecarios?

Por fortuna, se trata de ciencia ficción.

Personalmente, creo-quiero creer- que hoy ya está superado el viejo concepto de la biblioteca como lugar físico donde se custodian libros y de los bibliotecarios como seres humanos (o humanoides, que mira que podemos llegar a ser raros ;)) con una especial predisposición a la amargura y una obsesión enfermiza por el silencio. En el Proyecto ALFIN-EEES, sobre Alfabetización Informacional, María Pinto sintetiza las competencias genéricas que el alumno del nuevo Espacio Europeo debería adquirir en relación con la gestión de la información:

Hoy por hoy, quienes pueden facilitar el entrenamiento más directo para la adquisición de éstas y otras habilidades son las personas que dedican su día a día a gestionarla, precisamente las mismas a quienes consultas de manera habitual, casi a diario, para resolver cuestiones de acceso, localización y evaluación de la información…

…¿O no?

Acerca de Biblioteca La Yutera

Bienvenid@ a la Biblioteca Universitaria de Valladolid-Campus de La Yutera (Palencia).
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿El futuro de los bibliotecarios?

  1. Bea dijo:

    Tanto los estudiantes como el personal de bibliotecas tienen que cambiar el chip y aprender a estudiar y a trabajar de acuerdo a los nuevos tiempos

  2. bibyut dijo:

    …(Y los profes).

  3. Ana Nieto dijo:

    Pues sí, y los profes también, porque si no orientan a los estudiantes a los nuevos recursos, de nada servirá el trabajo de los bibliotecarios.

  4. bibyut dijo:

    Es interesante Ana, lo que apuntas, porque pensamos en nuevas oleadas y lo unimos casi inconscientemente a nuevos recursos, nuevas tecnologías, en fin, lo unimos a lo que quizá en décadas pasadas no nos tocó a nosotros como estudiantes y lo pensamos como la primera novedad. Y es verdad, las nuevas tecnologías suponen un cambio en el “cómo”, fundamental y a veces hasta drástico y marcador de brechas digitales y todo eso, pero quizá más importante es el “qué”, el método en sí, el raro proceso de desdibujar competencias tradicionales de profesores-informáticos-bibliotecarios -con lo bien que se estaba en compartimentos estancos-y encima para conseguir que a la larga sea el propio alumno quien se autoforme…demasiado complicado para un plumazo. Y a esto, me temo que no ayudan las TIC’s. Esta idea de base ya se habría podido conseguir hace mucho tiempo, independientemente de procesos boloñeses, incluso cuando sólo existían apuntes y manuales de base, pero…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *